Se realizó el primer día del comercio electrónico en Uruguay. El sector de las compras on line creció un 98,5% en los últimos dos años en América Latina. En Uruguay su desarrollo es una cuestión generacional.

“Yo usaba secante”, dice a modo de confesión Álvaro Lamé, ex presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI). “Mi hijo es digital, para él el papel es una tecnología vieja. Yo vengo con un manual y mi hijo viene con otro. Mi manual es de válvulas, el de él es digital”.

Eso que sucede en la casa de Lamé, también sucede en el comercio: hay un cambio de manual. Cada vez es más frecuente el comercio digital. En los últimos dos años el comercio electrónico creció un 98,5 por ciento en América Latina registrando ventas por US$ 43 mil millones, según cifras de América Economia Intelligence.

NEGOCIOS. “Hay mucho tema cultural, muchas veces en la vida hay que desprenderse del manual y ver estas cosas con otra cabeza. Hoy, muchos actores que podrían participar de este negocio viven de otros negocios que son redituables. No ven tanto margen o lo ven muy complicado todavía, o hay temas de seguridad.” Lo cierto es que el comercio electrónico desde 2003 duplica cada dos años su nivel de ventas.

En Uruguay se realizan 350 mil pagos mensuales por celular. Eso equivale a entre un millón y medio y dos millones de dólares de transacciones por mes, según Javier Borkerztain, gerente comercial de Micropagos, la plataforma de pagos a través de la cual Oca, Visa, Creditel, Santander y Movistar realizan sus transacciones por celular. La cifra da cuenta de un negocio que puja por desarrollarse en nuestro país.

El Día del e-commerce organizado por la CUTI tuvo lugar el 25 de julio y congregó a 600 personas de variadas industrias en torno a plenarios y exposiciones sobre el futuro del comercio electrónico en Uruguay.

“Desarrollar el comercio electrónico significa una logística de servicios y productos en consonancia con ese desarrollo que se pretende”, explica Lamé. “Si hay buenas carreteras voy rápido; si no hay buenas carreteras no voy tan rápido. Tal vez faltan algunas carreteras. El tema de logística, la distribución de mercadería y los medios de pago son elementos que tienen que estar. Creo que es una cuestión de tiempo”, asegura.

Entre las complicaciones que presenta el desarrollo del comercio electrónico en Uruguay aparece la posibilidad de acordar con las tarjetas disponibles formas de pago y el factor psicológico de seguridad para los compradores.

“Lo que sucede en Uruguay es que nadie quiere asumir el riesgo de la compra”, explica Brokerztain, “por cosas como lo que sucedió con Pluna, que ponen en jaque qué sucede cuando la compra falla. En Estados Unidos eso sucedía hasta que el riesgo lo asumió PayPal cuando se dio cuenta de las posibilidades del mercado”.

PayPal, una empresa propiedad de eBay, permite la transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico, una alternativa al tradicional método en papel como los cheques o giros postales

En cuanto a los usuarios, según Lamé, las posibilidades recién empiezan a vislumbrarse.

“Hoy uno está viendo las distintas aplicaciones de Internet. Han aparecido modelos de ofertas, que es algo que antes no existía, y son tentadoras. Eso pasa porque el mercado se amplía. Yo creo que hay beneficios por todos lados para el usuario”.

Seguridad y consumo

J. BORKERZTAIN

El gerente comercial de Micropagos sostiene que es más seguro realizar las compras por celular que portar la tarjeta de crédito en la billetera. “La seguridad es un factor psicológico”, dice.

ÁLVARO LAMÉ

El ex presidente de la CUTI dice que “parte del problema es que hay muchos consumidores con el manual del `50 mientras los que tienen el manual del 2000 todavía no tienen tarjeta de crédito”.

LA CIFRA

43.000

millones de dólares totalizaron en los países de América Latina las ventas por medios electrónicos durante el año 2011.

El País Digital