Manuel Estrada (Madrid, 1953) es uno de los profesionales españoles en diseño gráfico. Realizó logos corporativos como el de la Fundación Repsol, Metrovacesa, Ahorro Corporación entre otros. Para él, el diseño gráfico y la identidad corporativa de las empresas españolas es un elemento que ayuda al desarrollo económico.

“Seguimos viendo el diseño como algo asociado a la estética y al arte, y en parte es verdad. Comprendemos, por ejemplo, que un producto bien diseñado se vende mejor. Pero nos falta entender el alcance del diseño gráfico. La imagen de la empresa condensada en un buen logo aumenta su rentabilidad, la capacidad de ser percibidos de una manera moderna y eficaz en un mundo cada vez más global”.

Es importante que los empresarios comprendan que “el diseño no es una obra social ni un adorno, ni tampoco una operación cosmética de maquillaje. El diseño bien utilizado multiplica el alcance de una empresa”.

Ciertamente, para ello es necesario poner al frente de esta responsabilidad a personas que estén especializadas. “Todavía hay empresas que piensan que el diseño es una cuestión como elegir una moqueta, cuando es un tema estratégico. Cuando alguien con buena cabeza lidera un cambio de imagen corporativa, eso se nota y el trabajo trasciende”.

El logo de la Fundación Repsol es uno de los ejemplos que manifiesta el trabajo de Manuel Estrada. “Queríamos expresar de forma genérica el concepto de energía, conectarlo a la vez con los colores de la marca y, sobre todo, unir energía y personas. A partir de ahí, hay una ebullición de ideas, centenares, que se van filtrando. Algunos de los bocetos ya tenían personas y eso concluye con el logo final: un mapa del mundo hecho con la forma de los continentes que a la vez son formas de personas”.

El diseño tiene la función de transmitir. “Ahora, por ejemplo, es fundamental que transmitamos otra imagen de la marca España. No podemos volver a acomplejarnos, como en el pasado, ni dejar que los tópicos deterioren nuestra imagen. Estamos mal, pero España es un país moderno, innovador y tenemos gente muy bien preparada. Y nuestra creatividad puede ser, más que nunca, un valor económico”.

En España contamos con 6624 empresas dedicadas al diseño gráfico con un volumen de negocio de 655 millones de euros